Gestión de inmuebles alquilados por habitaciones

El alquiler de pisos compartidos o por habitaciones requiere, como cualquier otro negocio, de trabajo, conocimientos y experiencia.

Normalmente se dice que alquilar inmuebles es un ingreso pasivo (en el cual no se tiene que trabajar), pero esto no es cierto del todo.

El alquiler de un piso compartido por habitaciones requiere del siguiente trabajo:

  • Inicialmente: buscar una vivienda adecuada, negociar el precio, buscar hipoteca (difícil en ocasiones), reformar adecuadamente el piso (sin que te estafen) y amueblarlo para alquilarlo por habitaciones
  • Buscar inquilinos y seleccionar a los adecuados, los que no vayan a darte problemas. Si no seleccionas adecuadamente a los inquilinos, tendrás importantes problemas que te costarán mucho dinero, disgustos y estrés.
  • Tratar con los inquilinos. Llevarse bien con ellos para que estén a gusto, se queden mucho tiempo, paguen bien, y no den problemas. Recibir sus comentarios y sus quejas para gestionarlas adecuadamente. Esta tarea desgasta y es agotadora si no se sabe hacer bien.
  • Gestionar las facturas de suministros (agua, electricidad, gas, etc.) y calcular lo que corresponde a cada inquilino. Asegurarse de que los inquilinos lo paguen correctamente y a tiempo. Es una tarea muy laboriosa.
  • Gestionar adecuadamente cuando un inquilino se va y hay que buscar a otro, procurando que la habitación no esté ni un solo día sin alquilar para así ganar el mayor dinero posible.
  • Gestionar el mantenimiento del inmueble. Enterarse de que algo se ha roto y buscar a un profesional serio para arreglarlo o sustituirlo por un precio adecuado (comprándolo e instalándolo).

Si quieres encargarte tú mismo de todo este trabajo, perfecto. Pero si quieres invertir en este negocio sin tener que ocuparte de su día a día, enfocándolo como un ingreso lo más pasivo posible, necesitas que un gestor se encargue de todo este trabajo.

Tu gestor ideal debería tener las siguientes características:

  • Que tenga mucha experiencia real en el negocio. Es decir, que tenga pisos propios alquilados por habitaciones. Que se juegue la piel en el negocio y que le vaya bien.
  • Ser honrado, para poder confiar en él. Tener la seguridad de que nunca cobrará un céntimo de más y de que todas las cuentas estén absolutamente claras.
  • Ser perfeccionista, para que pueda calcular sin errores los recibos mensuales y las facturas que deben pagar los inquilinos. Todos conocemos a gente chapucera que siempre comete errores en las cuentas y te hace perder dinero.
  • Saber tratar con la gente, ser amable y simpático para que los inquilinos estén a gusto, paguen bien, y no den problemas. Saber persuadir y mostrarse firme con amabilidad.
  • Saber explicar bien, para que puedas entender cualquier duda que tengas. Y poder explicar perfectamente el contrato al inquilino para que todo esté claro y evitar así problemas futuros.
  • Ser accesible, tanto para los inquilinos como para ti, por si necesitas algo o tienes cualquier duda.
  • Conocer a buenos profesionales como albañiles, fontaneros, electricistas, carpinteros, etc. que puedan arreglar rápidamente cualquier cosa que se estropee en la vivienda. Y que no sean caros.
  • Que sepa vender. Que sea capaz de anunciar y enseñar habitaciones y convencer de que se la queden.
  • Que sus incentivos sean los mismos que los tuyos: ganar dinero y evitar problemas.

Si me eliges como gestor, ¿qué puedo ofrecerte?

  • Cobraré un porcentaje de tus ingresos mensuales. Así sólo gano si tú también ganas. Así, los incentivos tuyos y míos son los mismos.
  • Te ofrezco una gran experiencia en este negocio, pues tengo bastantes pisos alquilados por habitaciones y he pasado por todos los problemas imaginables.
  • Honradez y perfeccionismo. Cuentas hasta el último céntimo y totalmente claras.
  • No tendrás que ocuparte de calcular los recibos o los gastos de suministros que le corresponde a cada inquilino (electricidad, gas, etc.). Lo calcularé yo, se lo enviaré a los inquilinos y me aseguraré de que lo pagan a tiempo. ¡Esto es muy laborioso!
  • Don de gentes para tratar con los inquilinos. Para gestionar sus problemas y resolverlos. Para conseguir que estén a gusto, paguen bien, y no se vayan.
  • No tendrás que tratar con el día a día del negocio. Si estás de acuerdo, los inquilinos sólo tendrán mi teléfono y así no te molestarán a ti.
  • Tampoco tendrás que lidiar con el mantenimiento del inmueble. Ante cualquier rotura, me encargaré de gestionarlo de principio a fin para que sea arreglado por un profesional con la menor cantidad de tiempo y gasto.
  • No tendrás que ocuparte de buscar nuevos inquilinos cuando uno se vaya. Yo me encargo de anunciar la habitación y enseñarla.
  • Tampoco tendrás que ocuparte de entregar la habitación al nuevo inquilino, ni de explicar el contrato, ni de entregar las llaves, etc.
  • No tendrás que preocuparte de si un nuevo posible inquilino va a dar problemas o no, ya que me encargo yo de seleccionar al inquilino idóneo.
  • No tendrás que ocuparte de gestionar situaciones incómodas, como cuando un inquilino pide más de la cuenta, o cuando no quiere pagar, o cuando da cualquier tipo de problema. Aunque tú decidirás qué hacer (siempre contarás con mi consejo), me encargo yo de gestionar todo.
  • Y muchas cosas más que te ahorrarán mucho dinero y problemas…

¿Cuál es el precio de la gestión?

Ten en cuenta que, con este negocio, puedes ingresar unos 1000 euros al mes por piso.

Si me eliges como tu gestor, te costará desde sólo el 15% de tus ingresos mensuales (dependiendo de la zona), y a cambio te despreocuparás del día a día y ahorrarás mucho dinero, problemas y disgustos. Sólo tendrás que preocuparte de decidir en qué gastar o invertir lo ganado.

Recuerda que esto será una inversión para ti, ya que te evitará muchos problemas que te costarán dinero y estrés. Tendrás un ingreso pasivo mensual sin tener que hacer prácticamente nada. No te arrepentirás.

Contacta conmigo sin compromiso para contratarme o para cualquier duda que tengas